• ACEPTACION TACITA DE LA HERENCIA

    Tácita es la aceptación que se hace por actos que suponen necesariamente la voluntad de aceptar. No suponen, en cambio, actos de aceptación tácita los de mera administración o conservación provisional de los bienes objeto de la herencia, si con ellos no se ha tomado el título o la cualidad de heredero.

    La herencia se entiende aceptada tácitamente en los siguientes casos:

    1. Cuando el heredero vende su derecho a un tercero.

    2. Cuando el heredero renuncia a favor de otro coheredero.

    3. Cuando se renuncia a favor del resto de los herederos a cambio de un precio.

    4. Cuando se ejercita una acción judicial o extrajudicial en base a su condición de heredero.

    5. Cuando alguno de los herederos ha sutraído u ocultado algún bien perteneciente a la herencia. En este caso ya no podrá renunciar a ella ni obtener el beneficio de inventario.

     

    Compartir en