• Categorías

  • ACEPTACION A BENEFICIO DE INVENTARIO

    La opción por la aceptación a beneficio de inventario permite al heredero aceptar la herencia sin tener que responder por las deudas y cargas hereditarias, más allá de lo que alcancen los bienes propios de la herencia. Esto es, con este tipo de aceptación, el heredero no arriesga que se vea afectado su patrimonio personal ajeno a la herencia.

    Con la aceptación así realizada, el heredero no tiene que optar de inmediato entre aceptar puramente la herencia o repudiarla, puesto que, aún en el caso de que las deudas y cargas superaran al activo de los bienes hereditarios, nunca respondería con sus propios bienes de las deudas del difunto. Se trata de un medio para limitar la responsabilidad de los herederos.

    El beneficio de inventario produce a favor del heredero los siguientes efectos:

    1. No queda obligado a pagar deudas que excedan el valor de los bienes de la herencia.

    2. Conserva todos los derechos y acciones contra el caudal hereditario.

    3. No se confunden sus bienes particulares con los procedentes de la herencia.

    Los requisitos para la aceptación a beneficio de inventario son:

    A) Manifestación expresa ante Notario o ante el Juez de la voluntad de aceptar con dicho efecto.

    B) Formación de un inventario de los bienes de la herencia, en el plazo de 60 días, prorrogables como máximo a un año.

    C) Nombramiento de un administrador de los bienes, que realice los pagos a los acreedores y legatarios de forma ordenada, antes de proceder a la entrega de la herencia a los herederos, si es que el activo diera para ello.

    Compartir en
  • Guía para heredar en otros países